A+ R A-

PINTURA

Las tres gracias

encabezamiento sección pinturas para pagina web

LAS TRES GRACIAS

   Las tres Gracias, procedentes de la mitología griega, tuvieron un tratamiento muy amplio en la pintura y la escultura clásica. También los textos literarios se hacen eco de toda la mitología griega y romana, baste recordar a Ovidio en obras como sus Fastos o sus Metamorfosis o poetas como Horacio o Angelo Poliziano. El Renacimiento supone un acercamiento a los textos y obras clásicas griegas y romanas, supone también el triunfo del hombre; la vuelta al antropocentrismo después de una larga Edad Media dominada completamente por la divinidad. El arte se aleja del Pantocrátor que todo lo ve, sembrando el miedo entre sus súbditos, haciendo recaer sus exagerados ojos en todos y cada uno de los mortales e impartiendo una justicia divina que no tiene matices ni tonos intermedios. Pero el Renacimiento, sin olvidar para nada el tema religioso, dará cabida a lo pagano, a asuntos que más son de los hombres que de Dios. Supondrá en su afán de estudio una revisión concienzuda de sus fuentes; desarrollará los estudios de los clásicos haciéndolos llegar a las lenguas romances y en esta revisión y búsqueda del original, de la verdad… se volverá a descubrir y a tratar la mitología; aquella especie de antigua religión pagana de la que se toman temas y ejemplos como fábulas sin contraponerse al credo cristiano. Un poeta, perfecto caballero cristiano, como Garcilaso la empleará en sus poemas (<<Apolo y Dafne>>, por poner un ejemplo):

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aun bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
                                 la causa y la razón porque lloraba!                 Garcilaso

.El Barroco, pese a su pesado lastre religioso, la seguirá tratando muchas veces fuera de la idealización renacentista y aportará ese toque de sátira, de humor y en definitiva de desengaño (Góngora, Quevedo…):

Bermejazo Platero de las cumbres
A cuya luz se espulga la canalla:
La ninfa Dafne, que se afufa y calla,
Si la quieres gozar, paga y no alumbres.

Si quieres ahorrar de pesadumbres,
Ojo del Cielo, trata de compralla:
En confites gastó Marte la malla,
Y la espada en pasteles y en azumbres.

Volvióse en bolsa Júpiter severo,
Levantóse las faldas la doncella
Por recogerle en lluvia de dinero.

Astucia fue de alguna Dueña Estrella,
Que de Estrella sin Dueña no lo infiero:
                                      Febo, pues eres Sol, sírvete de ella.          F. de Quevedo

 De esta forma en pintura es igual, frente a aquella imagen de castidad, de perfección clásica, de equilibrio… que se detecta en Las tres Gracias de Rafael Sanzio,

las tres gracias de rafael

Las tres Gracias, Rafael

Las tres Gracias de Rubens darán ya cabida a la concupiscencia. Las formas serán exageradas como todo arte barroco, el naturalismo de la representación bestial. El Barroco retuerce el ideal clásico y engendrará nuevas formas de arte, que ya no se caracterizan por el equilibrio, las medidas ideales, la contención.

las tres gracias de Rubens web

Las tres Gracias, Rubens

    Las tres Gracias, que aparecen el Nacimiento de la primavera, de Boticelli se apoyan también en textos clásicos y contemporáneos de la época. Nos hablan del triunfo del amor, de la primavera cuajada de flores y frutos y del Dios Cupido, el más humano de todos, arrojando flechas para la conservación de la especie, para la procreación, para el amor.

La primavera Botticelli web

La Primavera, Boticelli

Las Gracias, descritas ya en la Teogonía de Hesíodo, era hijas de Zeus. Eran vírgenes puras, que vivían con los dioses. Estaban al servicio de Afrodita, diosa del amor, pero también se decía de ellas que eran las encargadas de repartir los dones divinos a los mortales. Picasso también las representarán en pleno siglo XX, creo que a Carboncillo y su obra supondrá también una revisión del arte clásico. Frente al esplendoroso cuadro de Rubens, triunfo de las formas femeninas y del color, las Gracias de Picasso perderán su voluptuosidad, su cuerpo será así mucho más esquemático y sencillo y se moverán en una escala de grises, donde resalta más la inteligencia del pintor invirtiendo mitos que cualquier otro esplendor físico.

las tres gracias pablo picasso

Las tres Gracias, Picasso

  Muchas más representaciones de las gracias se han hecho. En escultura el legado es ingente y estos cuadros, aquí mencionados, toman muchas veces la escultura como modelo, como es el caso de Rafael e incluso de Rubens…

las tres gracias escultura greco romana siena web

Si tuviéramos que hacer un recorrido completo de este tema por la literatura, la escultura o la pintura, seguramente tendríamos que escribir, más extenso o menos, un libro. Mi intención es solamente hacer una breve reseña para introducir mi versión pictórica de las tres Gracias. Mi arte es también, tanto en literatura como en pintura, un ir y venir a los clásicos, que siempre muestran nuevas claves y nuevos matices para el que los sabe dilucidar.

Yo hice a pastel una copia libre del cuadro de Rubens y me decidí a hacer un cuadro mayor que, basado en modelos clásicos, tuviera mi propio sello personal. Como quiera que las tres Gracias, formando parte del séquito de Afrodita y Eros, representan también, entre otras muchas cualidades y placeres, el de amor, me decidí a incluir en el cuadro una figura masculina a la que ellas podían también dotar de dones, y a crear una atmósfera en la que su presencia tuviera sentido, pues me parecía que las pobres, eternamente representadas solas, se habían de aburrir. El Cupido, en forma de fuente, que hay abajo representado, que ha clavado una flecha en el mundo, representa también, claro está, el amor, su poder, que tiene dominio absoluto sobre los hombres, pues los cubre de felicidad o de desgracia y es que en cierta medida las flechas de Cupido dirigen nuestras vidas y nos llevan por los derroteros más insospechados. Sin duda Cupido es el monarca más absoluto del mundo y en sus dominios, por lo vastos y extensos que son, jamás se pone el sol. El cuadro es también en definitiva un hermoso canto al amor. En él destaca el colorido. Las proporciones se alteran también. De esta forma las proporciones de las Gracias son casi mayores que las del mancebo, su piel más morena y curtida, en consonancia con los tiempos que corren y también con el hecho de que son hijas de un Dios. Dos de las Gracias están tomadas completamente de perfil, sin intentar insinuar nada de la otra mitad del rostro. Comúnmente en pintura algo se insinúa, porque el cuadro resulte más hermoso y afín a la vista del espectador. Con todo, al artista le gusta también interpretar y arriesgarse. Este cuadro mío fue expuesto el año pasado en el Ayuntamiento de Sorbas (2020). Nada más que desear que ustedes compartan conmigo de nuevo, a través de esta página, la mutua pasión por el arte y que les guste mi obra. Gracias por leerme.

Las tres gracias maria angeles rodriguezbrillo y contraste con paint net

Las tres Gracias, María A. Rodríguez

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.