18 Oct 2017
PDF Imprimir E-mail

    “Mi nombre es Liliana, nací en Cuba aunque de madre almeriense. Hace ya años que vivo en tierras españolas. Hasta aquí me trasladé cuando era solo una niña con mi patrón en el último viaje que realizó de Cuba hasta España; el trabajo empieza pronto para todos los que somos desheredados. Con todo, mi vida, gracias a mi ama, ha sido cómoda y fácil. He aprendido muchas cosas de ella, quizá ya sé más que las que me enseñó. Yo fui testigo de toda una vida de amor y pasión. También conocí otras personas interesantes, como mi misma dueña, y he decidido aquí dejar constancia de algunos de estos hechos para que sirvan de ejemplo a todos los que algún consuelo busquen en mis páginas. Mi dueña me enseñó a escribir, necesitaba de una persona de su confianza que supiera leer y usar de cierta pericia lingüística el idioma, más o menos en el mismo nivel de destreza que ella poseía. En un mundo lleno de insidias, donde la política es protagonista, donde unos se espían a otros y existe el riesgo de morir asesinado o encarcelado, es necesario moverse entre personas fieles. Yo todo se lo debía, así que nada ganaba con traicionarla. Seguí sus enseñanzas y ahora aquí estoy relatando su propia historia. Ustedes son los que han de juzgar si fue una buena maestra.”(Fragmento del Capítulo Primero.)

     

 “Debajo de la capa de Luis Candelas,

 Mi corazón amante vuela que vuela.

 Madrid te está buscando para prenderte…

Y yo te busco solo para quererte”

 

Última actualización el Martes, 09 de Junio de 2015 15:25